domingo, 1 de noviembre de 2009

Sobre "La despedida" de Milan Kundera

Una novela ligera e interesante desde el inicio de la lectura. Un enredo de vidas que se entrecruzan sin el menor pudor, una confusión que termina aclarando conflictos internos de los personajes. Me costó algo de trabajo relacionar el título del libro con el contenido, pero conforme avanzaba en mi lectura de repente lo tenía más que claro. El tema que sirve como pretexto es la maternidad, una maternidad indeseada y obvio, no planeada. Como siempre Milan Khundera nos lleva de la mano al fondo mismo de sus personajes, en donde escuchamos los pensamientos más íntimos, los más verdaderos...y nos provoca a cuestionarnos conceptos generales como la muerte, la vida, el amor, los celos...la responsabilidad, la ira. Qué es en realidad una despedida? Toda nuestra existencia está basada en despedidas, desde el inicio nos despedimos del útero materno, del pecho materno...y cada despedida es un encuentro, una despedida nos lanza a la aventura, a lo nuevo...a la oportunidad de crecer, de levantarse...de vivir, pero también a caer, a morir. En ésta novela los personajes nos muestran de manera sencilla las pequeñas despedidas que vivimos a diario y las grandes y dolorosas despedidas a las que a veces de manera necia nos negamos a vivir.




Frases favoritas:

-En éste país la gente no aprecia la mañana.Se despiertan por la fuerza, con la ayuda de un despertador, que destruye su sueño como el golpe de un hacha, y se entregan repentinamente a una lastimosa prisa. ¡Ya me dirá usted qué clase de día es el que empieza con semejante acto de violencia! ¡Qué puede pasarle a la gente cuando recibe diariamente, con la ayuda de un despertador, un pequeño shock eléctrico! Diariamente tiene que acostumbrarse a la violencia y desacostumbrarse al goce. Créame, lo que decide el carácter de la gente son sus mañanas.



-Uno debe tener al menos una seguridad: la de ser dueño de su propia muerte y poder elegir el momento y el modo en que haya de producirse. Cuando tienes esa seguridad, puedes aguantar mucho. Siempre sabes que puedes escaparte en cuanto elijas el momento.



-El rascismo estético es casi siempre una manifestación de inexperiencia.



-No hay mayor atadura que la de la madre con sus hijos. Esta atadura mutila para siempre el alma del hijo y somete a la madre, en la época de la madurez del hijo, a los mayores sufrimientos amorosos que existen.



-Por el puro deseo de conservar la especie, la humanidad pronto acabará por ahogarse en su pequeña tierra.



-¿Debería permanecer impasible viendo cómo mi descendiente se convierte en un bobo conformista? ¿O debería transmitirle mis propias ideas y verlo infeliz por tener que enfrentarse a los mismos conflictos que yo?